futbolecuador.com - Guillermo me dijo que me quería sacar, pero él pidió a Dreer si me iba (VIDEO)
B.S.C.
Quito-Ecuador.,Domingo 05 Julio 2020, 22H59

"Guillermo me dijo que me quería sacar, pero él pidió a Dreer si me iba"

Máximo Banguera: sus años de gloria con Barcelona y las diferencias ya resueltas con Alfaro

Máximo Banguera 2

Máximo Banguera, un referente del fútbol ecuatoriano y actualmente en el Club Deportivo El Nacional, habló con “Un Rato Ameno” sobre el inicio de su trayectoria y los muchos años en que defendió a Barcelona.

Con un gran cariño por Barcelona, así como con ESPOLI por sus inicios, Máximo Banguera lamentó los entredichos con Alfaro Moreno, mismos que ya fueron solventados, y ponderó la personalidad de Guillermo Almada.

 

Inicios en el Gallito. “Fueron años muy lindos en ESPOLI, fue un gusto ser parte de esa institución. Debuté en Cayambe, en el estadio Zambo Albornoz. Fue un gusto ser parte de ese gran equipo, tuve técnicos como Sixto Vizuete y Carlos Calderón, que me ayudaron mucho para cumplir mis sueños de poder llegar a lo que buscaba”.

 

Su llegada a Barcelona. “Iba a ser complicado ganarle el puesto a Santillo, pero yo sabía que no iba a ser imposible. Yo le decía a mi empresario que quería ir a Barcelona. Mucho se habla de que Guayaquil y Barcelona son complicados, pero mi carácter y mi forma de ser me han ayudado a conseguir cosas importantes; más allá de lo futbolístico. Al equipo han llegado grandes estrellas que no han podido triunfar en Barcelona”.

 

Un arquero pateador de penales. “El primer penal fue contra el Cuenca, al Flaco Esteban Dreer. Yo había cometido un error y se dio la oportunidad de cobrarlo, decidí hacerlo para que las cosas cambien en ese momento. Me gusta intentar e intentar hasta que las cosas salgan de buena manera”.

 

Remó contra corriente. “No mucho apoyo, no muchas veces sentí el apoyo de la prensa y todo eso. Es más por mi forma de ser, por las cosas que hice. En la Selección me pasó que no querían que me convoquen, y cuando me ponía yo hice las cosas bien. Una de las decisiones que me llevaron a ir a Barcelona, eran dichos que afirmaban que no me iba a ir bien; son cosas que más que coraje, te llenan de valor. Hasta mi familia me decía que en Barcelona se queman los jugadores, pero yo quería intentarlo. Gracias a Dios hemos trabajado bien, tratando de no cometer errores porque detrás de uno hay muchos niños que te pueden ver como un ídolo”.

 

La tanda con Palmeiras. “Si estudiamos al rival, se nos estaba complicando un poco porque Ze Roberto salió y el otro jugador que pusieron no había sido estudiado por nosotros. Nos estaba complicando un poco. El profesor Almada me dijo que ataje dos penales porque ya sabemos, tenía anotado algo en un papelito, pero si llevaba el papel se iban a dar cuenta, entonces él agarró el papelito y me hacía señales para avisarme a dónde volar”.

 

Se quedaron con Gremio. “Nos faltó un poquito más de experiencia, tratar de jugar más tranquilos y mantener el cero en Guayaquil. Tuvimos dos jugadores que fueron expulsados y nos hicieron falta. No les echamos la culpa pero eran muy importantes. Si le pasábamos a Gremio, estoy seguro de que quedábamos campeones”.

 

El carácter de Almada. “Un día me botó del entrenamiento porque el Kitu pateó una pelota y él pensó que era yo. No le iba a traicionar a un compañero y me tuve que ir. Él te decía las cosas de frente, en 2018 me dijo que había una persona que me quería sacar, y que si me lo negaban, diga que fue él quien me dijo”.

 

Su familia definió su estancia en el país. “Mi papá es emelexista e iba a todos los partidos de Barcelona, es una persona adicta al fútbol. Ver a mi familia feliz y disfrutando de verme jugar, hizo que tome la decisión de no irme al extranjero. Tengo una anécdota con el Pachuca, creo que fue en 2018. Vino Esteban Fazzi, llevó un arquero al Guayaquil City y nos hicimos amigos. Un día estábamos en la casa y me dijo que me llevaría una camiseta y que yo le de una mía, le dije que no hay problema; él me dio la camiseta del Pachuca, me dijo que me mandaba saludo su papá, Andrés Fazzi. Me mandó a decir que por qué no fui al Pachuca. Conversé con él, le expliqué mis motivos para no ir. Fue una de esas decisiones que tomé, pero habían propuestas muy interesantes y que podían cambiar mi vida económica; pero no iba a ser feliz sin ver a mi papá”.

 

Estudios superiores. “Estaba estudiando marketing digital, por eso yo mismo manejo mis redes. La manejamos natural, casi nunca posteamos sin camisa o cosas así. Tengo página web y todas esas cosas”.

 

Las diferencias con Alfaro. “En el 2018 ya hubo el primer roce con Beto, me quiso sacar. Siempre he sido muy correcto, mi salida pudo haber sido de otra manera, que agarren el teléfono y me digan que no estaba en planes, pero tomaron la excusa de que había apoyado a la lista de Cevallos. Para mí José Francisco es un ídolo, como lo es Oliver Kahn. Pancho es mi amigo, no es que yo haya apoyado a su candidatura, pero no soy una persona de doble discurso porque vaya a cambiar de jefe. Tengo mucho respeto hacia Beto, pese a las cosas que pasaron, le hemos dado muchas facilidades para que me paguen lo que me deben por los dos años de contrato que tenía, por lo que me estaban debiendo y por una publicidad que yo había pagado en Barcelona. Cuando hablamos con Beto ya fue muy tarde, yo ya había tomado la decisión de venir a Quito aunque él me dijo que ya con todo solucionado, las puertas estaban abiertas”.

 

Finalmente, su gratitud con Guillermo. “Había otros temas también, cuando se produjo la ruptura ya sonó Azcona. Guillermo les dijo que si yo me iba, quería que lo traigan a Esteban Dreer. Ese fue uno de los primeros problemas. Yo sabía que no había hecho nada y no me presté para otras cosas, tengo la consciencia tranquila en ese sentido. Si uno se deja llevar por otras cosas, puede cometer el error de reaccionar mal. Últimamente me dijo que si yo recibiría un reconocimiento, y yo le dije que sí, porque no tengo enemigos”.

Compartir

Comentarios

boton arriba
Array
Cerrar
Review www.futbolecuador.com on alexa.com