• TENDENCIAS
hace 5 meses
Serie B

La Segunda Categoría fue el hazmerreír del fútbol ecuatoriano en 2023

Leones del Norte

FEF dejó ver su peor cara a nivel de organización con un torneo que rozó lo cantinflesco, y en el que Imbabura se quedó con los laureles

Dicen que se juega como se vive. En nuestro país, también se compite como se administra. Y la Segunda Categoría 2023 fue el reflejo de cómo andan las cosas en la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).

Como hace mucho tiempo no ocurría, el torneo de la Segunda Categoría, regentado por FEF y que entregó dos cupos para la Serie B de la Liga Profesional del Ecuador, fue un completo desatino organizacional y administrativo. Fue una oda a las incoherencias. Fue tierra de nadie.

 

Sí, habrá que ponderar el dominio de los clubes de Imbabura, ya que los Leones del Norte y el San Antonio FC, ambos de esa provincia, consiguieron los ascensos. Sin embargo, incluso uno de ellos fue beneficiario de lo mal organizado que estuvo el certamen, al revivir después de haber sido eliminado.

 

Sin un filtro óptimo desde las Asociaciones Provinciales, fue vergonzoso cómo ya en instancias nacionales, clubes que se habían clasificado en el campo de juego se quedaron eliminados por no tener sus estatutos en regla o sus dirigencias aprobadas por el Ministerio de Deporte. Eso, más lo de siempre, los equipos que pasaron vergüenzas deportivas por sus problemas económicos, los que no podían levantar suspensiones y perdían por sanciones. Y así, también a modo de víctimas, aquellos que ya habían mandado a sus casas a jugadores y cuerpos técnicos, y que de la noche a la mañana se clasificaban por el mal ajeno. ¡Un completo descontrol!

 

Luego, apelaciones. Además, alineaciones indebidas. Todo estuvo mal. Proyectamos, por suerte ante los muy poquitos que le dieron seguimiento, una imagen de caverna; le hicimos la venia a la ineptitud. La Cámara de Disputas, si es que la hubo porque incluso trascendió que fue disuelta la Comisión Disciplinaria, atrasó fallos por reclamos cuando las fases en disputa ya se habían jugado o se tenían que jugar. Hubo clubes que gastaron dinero en traslados, y que a sus llegadas se enteraron de que sus rivales estaban suspendidos, y no podrían jugar. ¿Qué más se puede pedir para poner de fondo una melodía de Charles Chaplin y sentarse con un baúl de palomitas de maíz?

 

Los grandes y populares tampoco colaboraron en nada. Porque de la Segunda Categoría siempre nacerá la expectativa de ver el regreso del Deportivo Quito, del Deportivo Quevedo, del Centro Deportivo Olmedo o de la Liga de Portoviejo. Nada de eso pasó. Los cuatro, unos peor que otros, decepcionaron a sus fieles; refundidos en toda la maleza que los llevó hasta el bien llamado “infierno del fútbol ecuatoriano”.

 

¡Bien por el fútbol de Imbabura, y absolutamente nada más!

Autor:
Etiquetas:
Compartir:

Videos destacados

Comentarios

Cargando comentarios...