futbolecuador.com - A la catarata de la humildad (EDITORIAL)
La Guaira
Quito-Ecuador., Martes 30 Agosto 2016, 18H11

A la catarata de la humildad (EDITORIAL)

La última participación de los clubes ecuatorianos en Copa Sudamericana nos dejó una única y exclusiva lección a forma de lugar común: necesitamos un baño de humildad, pero que dure mucho tiempo; mucho.

 

El Real Garcilaso del Perú y los venezolanos Zamora FC y Deportivo La Guaira (aunque esa llave con Emelec todavía no se define y bien podría ser favorable para los nuestros), significaron lo que Ecuador es a: Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay. Es decir, que las distancias en el fútbol se acortaron, que ya no se gana con el nombre, que el análisis del rival es fundamental en la planificación de un equipo y que todo se define en la cancha.

 

Dirán que no, pero en el ambiente de los días previos a los enfrentamientos se sintió exceso de confianza en nuestros clubes y sus entornos. A tal punto que desde Barcelona le ofrecieron valores de una clasificación que todavía no lograban, y que no consiguieron, a uno de sus principales acreedores. Y al extremo de un Emelec que se vio en serios aprietos en Venezuela, puso el pie en el acelerador y pudo acortar la serie con dos goles, cuando eran apabullados tres a cero.

 

Los medios de comunicación también tenemos culpa, y mucha. Sólo por citar un ejemplo, previo a la llave entre Aucas y Real Garcilaso, se denigró al equipo peruano porque llegó al país sin una delegación completa y estando a punto de ser desafectado de su torneo local por deudas (hecho que ya se consumó). Pero nadie se interesó en saber algo más de sus figuras, su entrenador y estilo de juego. Al final, perdieron por la mínima en Quito y se clasificaron en su casa por sobre los orientales.

 

Son sacudones que nos da la vida. Así como nuestros clubes están en capacidad de hacer “la gran” Independiente del Valle: tomarse Asunción y Santiago, conquistar el DF, acorralar los dos templos sagrados de Buenos Aires y poner a temblar al Atanasio Girardot, también podemos ser víctimas de un efecto inverso; tal y como acaba de suceder. Para la próxima, la poca historia o el nombre que nos cause risa, no nos garantizan una victoria.

 

Lo de Universidad Católica parece ser cosecha de otro huerto. Porque es recurrente: el partido espectacular, seguido de aquel en el que no pasa nada. El desequilibrio de líneas confundido con filosofía de ofensiva. El sostenerse a un nivel medio que les permite jugar Copa Sudamericana cada año, sin llegar a ninguna instancia llamativa, y ni pensar en Copa Libertadores. Ojalá algún día cambie, aunque por ahora con eso les avanza. ¡Buen partido en Medellín h hasta ahí!

 

Es justo y necesario que nuestros logros y progresos nos hagan sentir orgullosos, pero sin que miremos por encima del hombro a nuestra competencia, porque eso nos iguala hacia abajo.

 

Con la mira puesta en el fútbol ecuatoriano

Ahora opine usted

 

Luis Alberto Otero Hurtado.

Comentarios

Más Noticias
boton arriba
Cerrar
Review www.futbolecuador.com on alexa.com